miércoles, 28 de abril de 2010

Las chicas "mientras me caso"

Antes el hombre se casaba para tener una mujer que le hiciera todas necesidades domésticas: que le cocinara, le lavara, le planchara y le abriera las piernas para una rápida eyaculación y procrearse. Así de simple y honesto. El hombre mandaba, era el paternalismo y el negocio en realidad era sencillo. La mujer buscaba casarse para que la mantuvieran, tener hijos bellos, sentirse mujer por perder la virginidad y luego madre. El ciclo bien definido.

En la actualidad quedan rezagos de ese paternalismo y como en toda época de transición la mezcla de lo pasado, presente y futuro generan confusión y constante indefinición sobre los roles. En este intermedio es donde ubicamos a unas mujeres que una amiga llamó "las MMC (Mientras Me Caso)", que son esas que estudian no para emanciparse y valerse por sí mismas, sino que lo hacen mientras pescan un varón, masculino, proveedor, con muchos recursos, que las mantenga o, al menos, tenga buenas condiciones para compartir. La mujer estudia, pero no por sí misma, si no por tener un calificativo o una etiqueta qué usar socialmente. Mi amigo decía que las lindas estudiantes de preescolar son un buen ejemplo de ello. Yo no lo sé.

Por otro lado hay mujeres que no piensan siquiera en casarse, algunas pierden toda esperanza desde el principio, al ver el ejemplo de sus padres, otras aprenden mientras crecen y se enfrentan a la adultez; es decir, a las decepciones reiteradas de las relaciones. Nuestra sociedad es un buen proyecto para la desunión, el individualismo y el egoísmo, incluso a nivel de relaciones amorosas. Tanto el hombre como la mujer tienen intereses diferentes y ellos predominan en toda unión, no los valores.

Pero ahora resulta que los hombres ya no necesitan a las mujeres, excepto para el sexo. Los hombre en su mayoría cocinan, se lavan su ropa, se planchan, se hacen todo. Entonces ¿para qué podrían necesitar a una mujer, a parte del sexo? ¿Compañía, amistad, una socia, amor puro y duro? Esos son valores que se obtienen en otros lados. En tal caso ¿estamos en la época en que las relaciones están llamadas a resumirse solamente al sexo? ¿Solamente podemos pensar en relaciones por conveniencia? ¿Hay todavía mujeres pensando en ser MMC? ¿Todavía hay mujeres que ven su vida como una sucesión de hechos hasta el matrimonio y piensan que ese será su estado feliz y final? Le dejo esas preguntas...

8 comentarios:

jaguar del Platanar dijo...

Una serie de preguntas muy buena y una interesante reflexión.

Pero hablando de transiciones, no creo que de un solo, ya todos los hombres sepamos hacer las labores del hogar. Muchos aun no saben realizarlas, por fuerza de costumbre, por dependencia de la madre o empleada, por pereza o por machismo. No sé.

Los matices que hay hoy en día, son el mejor indicador de que vivimos un período de cambios. Sus preguntas nos indicarán qué tan profundos son los cambios y si son positivos o no para la sociedad.

Saludos.

Mae Moto dijo...

Pues si, el liberalismo ha venido destruyendo la moral cristiana, pero el problema es que no hemos logrado a llegar a un punto de equilibrio.

Sin en el amor de los padres los niños serían víctimas de la estupidez globalizada, y con una madre todo el día en casa la mujer sufre de opresión, no puede desarrollarse plenamente como los hombres.

Josue dijo...

muy buena entrada, a mi tambien me gustó montones

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Como toda época de transición nos encontramos en muchos dilemas y preguntas con pocas respuestas certeras. Pareciera que deberemos esperar un poco más para ver desenlaces.

Por ahora hay evidencias que, aunque nos resistamos a ver o aceptar, conducen a una inminente separación entre géneros e incluso a veces me pregunto si este estado de cosas no incide en la proliferación o aumento de homosexuales y lesbianas. Me lo pregunto, no podría afirmarlo.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Gracias amigos por sus comentarios y buenos criterios hacia la entrada.

Un abrazo cordial.

Desde el Muro de los Lamentos dijo...

Los roles, como bien lo decis, han cambiado de una manera tan rapida que no nos ha dado tiempo de adaptarnos .
El concepto de macho alfa ha desaparecido y mas bien creo que el hombre se encuentra en la busqueda de una compañera con gustos afines , no buscar compañia sino una compañera pero sin ataduras pero tampoco de libertinaje .
Aunque existen mujeres que buscan un compañero tradicional , el nivel de educacion de las mujeres ha hecho que busquen su independencia con un compañero que las respalde y se den apoyo mutuo.

Rebeca Ramírez Hernández dijo...

Muy interesante el cuestionamiento. Creo que la posibilidad de que haya más conocimiento respecto de los diferentes tipos de familia que realmente hay en nuestra sociedad (padre que vive solo con sus hijos, madre que vive solo con sus hijos, hermanos solteros que viven juntos, abuela que vive con sus nietos, parejas homosexuales que conviven algunas con hijos, etc.) da mayores posibilidades a las personas de hacer caso a sus sentimientos o sus ideas respecto de las relaciones de pareja. Así, ya no es problema no casarse o no tener pareja. Siempre existe algún grado de influencia, presión social, o cuentos de hadas que todavia están por ahí en lo inconsciente, pero el rompimiento que se ha dado con los modelos tradicionales, nos permiten o nos obligan -en algunos casos- a asumir la responsabilidad de nuestra vida (y ahí incluyo el bienestar económico y el psicológico).
Creo que todavía hay mujeres que buscan a su príncipe azul, pero la mayoría de los hombres (percibo) no se quiere hacer responsable (él solo) del bienestar de una familia (mujer e hijos en el modelo tradicional). Otras, se han desarrollado ampliamente en el campo profesional o laboral y no necesitan "ser mantenidas", aunque mantienen una dependencia psicológica de sus parejas.
El mundo es ancho y complejo, como lo es de por sí cada individuo. Hoy queremos esto y mañana queremos otra cosa.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Rebeca hace una valoración bastante acertada, un recuento de esa misma dinámica que vivimos en la actualidad, la transición. Mi amigo House, coincimos, por eso me sorprendo cuando veo una mujer con roles tradicionales. Porque aún las hay.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...