sábado, 28 de febrero de 2015

Un TLC para una Costa Rica mucha galleta

¿Por qué algunas empresas -foráneas o nacionales- se van de Costa Rica? Es simple: porque ya no les conviene estar aquí, pero eso no se debe en gran cantidad de casos, a causas de orden político, sino mayoritariamente de índole económica y comercial, porque su función es crear economía. Por supuesto, en esa multiplicidad de factores, la confianza política también permea.

Más allá de mi percepción sobre la intenciones del empresario "Macho" Pozuelo de llevarse la mitad de su operación de Costa Rica, lo preciso aquí es valorar los indicadores que ha dado él en las redes sociales en una clara posición de derecha y neoliberal, vociferando en contra de gobiernos, partidos políticos y organizaciones con ideas y conceptos de centro o centro-izquierda. Si consideramos que el gobierno tiene una posición de centro, socialdemócrata, no extraña que aproveche una circunstancia comercial como la de su empresa para manifestarse en contra del gobierno. 

Pero esto es aún más importante: las razones por las que una empresa mueve sus operaciones de un país a otro no son solamente políticas, sino que responden a intereses comerciales y económicos. Si él decide irse del país es porque a nivel comercial no le sirve estar en este país, pero no necesariamente por los temas políticos. 

No son de recibo, por ejemplo, los argumentos de aumento en la electricidad o los requerimientos de Hacienda en Costa Rica, porque dice irse a países donde esas condiciones son peores, como Nicaragua y Estados Unidos. Finalmente, todo deja la impresión de que se trata de manipulación en procura de posiciones ideológicas y partidarias, más que las verdaderas razones por las que una empresa decide mover sus operaciones.

Es similar con el caso Burguer King. ¿Por qué cierran locales? Lo hacen porque no han podido con la competencia. Es evidente que los últimos meses han entrado al país muchas franquicias de comidas rápidas y eso amplía el panorama competitivo, pero además es relevante considerar el hecho de que a nivel mundial algunas franquicias están en clara decadencia frente a otras. Mientras Mac Donalds parecía decadente, pero luego se recupera e invade los espacios del comercio, "BK" ha estado -sin ocupar un análisis mercadológico- en clara inercia, sin apoyo en publicidad y con una débil competencia ante los precios populares que impuso Taco Bell y luego la Mac adoptó. Pero hay decenas de otras empresas que ofrecen productos similares y hasta de mejor calidad y precios.

En el caso de Jacks es evidente que "Productos Diana" entró al país con mucha fortaleza y se ha apropiado de una porción grande del mercado de snacks. Además de la competencia histórica que ya tenían con la "nacional" Tosty y otras marcas importadas. La posición de Pozuelo es abiertamente conveniente y no responde a que las condiciones del país hayan cambiado tanto, como él pretende plantear. El país no ha tenido cambios ostensibles en unos meses como para provocar eso, sino que corresponden a un proceso de años, es decir, desde gobiernos anteriores.

Y aquí podemos citar a Bengelmann, Wendys y otras franquicias pequeñas que han tomado empresarios nacionales, entre otras. Es la realidad de la globalización, no la causa de las políticas gubernamentales. En estos momentos, a ojo de tigre, casi podríamos decir que tiene más futuro una soda de pueblo que adoptar una franquicia que venda hamburguesas o comidas rápidas.

En estos negocios de snacks, comidas rápidas y otros hay una dependencia muy fuerte de la publicidad y sin ella están condenadas al fracaso. Esa es, también, la realidad de la competencia globalizada.

Y estas son clarísimas consecuencias, les guste aceptarlo o no, del controversial TLC con Estados Unidos que tanto apoyaron personajes como el visceral "Macho" Pozuelo y otro empresarios nacionales. Recuérdese que una empresa que apoyaba el TLC, vendió semanas después, como lo fue la Atlas. El TLC vino -como dicen nuestros campesinos- a hacer leña a la empresa nacional. Goliat se ha ido consumiendo a David lenta y decididamente; ese era el plan.

Por todo esto, el asunto es que fuimos "mucha galleta" para empujar ese TLC, para creer ciegamente en consignas de orden económico liberal como la "buena competencia", "la ley de la oferta y la demanda" o "la mano invisible". Ahora seamos "mucha galleta" para aceptar las culpas compartidas y dejar de andar buscando inocentes para culpar. Y esa responsabilidad, valerosamente debemos decir, no la están asumiendo los empresarios nacionales, apoyados por los grupos de interés que tradicionalmente los han apoyado. ¿La culpa es de ellos? NO, en Costa Rica las culpas son compartidas, el gobierno es reflejo de quienes somos; acumulan culpas tanto políticos, empresarios como ciudadanos corruptos, oportunistas e irresponsables con el país.

El asunto no es de género -políticos, empresarios, sindicalistas, burócratas, ciudadanos, etc-: el asunto es de actitudes, de grupos y de personas.

3 comentarios:

eriso dijo...

Buena perspectiva la que se hace en esta publicación.

Anónimo dijo...

Excelente apunte!

Anónimo dijo...

Me parece que tiene bastantes cosas acertadas, como el hecho de que la situación actual es algo que se ha venido tejiendo desde hace ya varios gobiernos, o el que El Sr. Pozuelo este aprovechando la situación para criticar al gobierno actual. Pero tampoco se puede defender lo indefendible, este gobierno causa un clima muy inestable y la confianza de la gente en general, los empresarios y los inversionistas ha decaído mucho debido a la incapacidad del gobierno no solo de actuar de una forma que demuestre que si tiene un rumbo, sino de no haber aprovechado un momento de unidad nacional al entrar al poder y tener a la gran mayoría de un país apoyando, para haber hecho algo mejor. Sus acciones y contradicciones lo han llevado a este momento de desconfianza y descontento. El estado es ineficiente y absorbe muchos de los recursos que deberían de ir a resolver muchos de los problemas que tenemos que no nos permiten ser competitivos y ofrecer condiciones favorables para hacer negocios. Y en esto si estoy de acuerdo con el Sr. Pozuelo, la manera de el estado buscar mas recursos es agarrando del cuello y chupando todo lo que pueda a la empresa nacional, esa pequeña, mediana y grande empresa que por muchos años ha sostenido la economía nacional. Esa empresa que en otros países mas bien se apoya y se le brinda lo que necesita para crecer y poder competir a nivel regional. Así que si bien no todo es culpa del gobierno actual y la situación política, tampoco se le puede quitar el porcentaje de culpa que si tiene, que no es nada pequeño.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...