miércoles, 30 de diciembre de 2009

La ilusión de un UNO MUY GRANDE.

De cerca al lunes 4 de enero, no muy largo del domingo 20 de diciembre, me encuentro con la palabra ilusión en la boca y repaso sus acepciones con respecto al tema de la designación patética y lamentable de la señora Taitelbaum como Defensora de los Habitantes.
La democracia de Costa Rica ha topado con cerca varias veces en la última década: abusos de poder de los Arias Sánchez casi permitidos ad perpetuan: Memorando Casas-Sánchez, manipulación de instituciones y poderes estatales (la Sala IV y su permanente desprestigio es el caso más sonado y doloroso), usos y abusos en la Asamblea Legislativa para contar con los 38 votos dictatoriales (ayudados por diputados tureca como los disidentes del ML y PAC, así como los del PUSC y los patéticos casos de Echandi y Guyón Massey), son solo algunos casos. Nos extenderíamos si hacemos la lista real.
Pero yo sé que aburro con una historia que ya conocemos. El punto es que con el manejo espurio y de bajo nivel ético de los Arias Sánchez con la designación de Ofelia, se sobrepasó el asunto hasta la ilusión. Pero me refiero a la ilusión óptica, uno no sabe si es cierto lo que ve, lo que está viendo.
Nos lanzamos a la calle, con un dejo de esperanza entre las manos, el cerebro y el corazón, un grupo de gente preciosa el pasado 20 de diciembre. Un hecho que parece simple, pero llenó de ilusión a mucha gente, porque hablamos de representantes de varios sectores (partidos políticos, organizaciones, pero sobre todo gente común que se agregó por primera vez) unidos en un momento de hermandad que nos hizo recordar la lucha contra el TLC, al menos por unas horas. La marcha del 20 de diciembre contra el nombramiento de una figura de los Arias Sánchez en el único reducto de libertad y criterio independiente que nos quedaba en la institucionalidad costarricense, abrió varias puertas para la ilusión. Hablamos de la ilusión en el mañana, en la posibilidad de detener la voracidad capitalista de un Presidente que se perdió en los hilos de la historia y empieza a decepcionar profundamente al pueblo consciente y educado. Que ya perdió un buen lugar, una buena butaca en la escritura de la historia nacional y universal. Una ilusión de que Costa Rica, de nuevo, ponga las cosas en su lugar.
Pero ojalá que no sea una ilusión de mago, sino una ilusión de esperanza, una ilusión que no sea ilusa, sino que se ajuste en la realidad, en la oportunidad y en las posibilidades de recuperar la inteligencia patria y, ante todo, la dignidad democrática de un pueblo que no necesita más arma que el diálogo y la valentía del corazón.
En estos días en que organizamos la marcha del próximo lunes 4 de enero, lo que yo denomina la Segunda Estación de este bus por la reivindicación, he escuchado incluso gente llamando de manera desesperada a irse al Cerro de la Muerte y a Limón con las armas. Esa nunca será mi opción, pero esos gritos me reflejan el problema de gente que ya no cree en la democracia, que no cree en la legalidad, en el Estado de derecho, en la institucionalidad del país. Me refleja un sector que solo ocupa unos millones y unos pocos líderes fuertes e inteligentes para cometer, o empezar a cometer locuras. Y no crean que hablo de estudiantes universitarios o gente aislada, no, hablo incluso de la delincuencia. Nuestros delincuentes son producto de esa deslegitimación de la Costa Rica buena que teníamos, de la Costa Rica respetuosa de las leyes y de la legalidad. Arias solo ve un país excluyente y exclusivo, aristocrático, de gente que no sabe lo que es ser pobre, y vivir la pobreza. Un millón de ticos lo saben y son las calderas desde donde se gesta la criminalidad y violencia que nos invade.
La manifestación del 4 de enero, al frente de la Defensoría en Barrio México, es especialmente significativa porque, aunque los medios no lo quieran, deberán estar ahí y dar a conocer la punta del iceberg del abuso arista. Y ese día, mis amigos lectores, cada uno de ustedes es indispensable, es vital. Más aún: es vital que lleve 2 o 3 personas más. Es el poder de uno más uno, que se convierte en un UNO GRANDE.
Este 4 de enero daremos un segundo paso para cambiar esta realidad tan lamentable en Costa Rica. Le diremos al pueblo que Óscar Arias perdió la brújula y se alió con una clase política egoísta, sin visión y dominada por empresarios políticos que tienen a la democracia de Costa Rica hincada.
El pasado 20 de diciembre, desde la Internet libre (hasta el momento), pero desde multiplicidad de personas que pertenecen a grupos o no, logramos abordar la primera estación. Este 4 de enero, la segunda igualmente se sostiene desde esta aventura que empecé con esa misma ilusión, la de lograr un cambio importante, un cambio al cual le temen, sobre todo ahora que incluso un empresario de apellido Sansonetti, usando las listas de correos del PLN, se ha atrevido a incitar con "volar garrote" a los manifestantes que estemos ahí. Gracias a él, por su ayuda.
Yo debo ser honesto, yo creo que el hecho de que Laura Chinchilla haya rechazado ese nombramiento es maniqueo, por el costo político, pero ella es tan responsable como los diputados del PLN de este atropello. Sin decir que ya vemos el panorama cómo será en los siguientes 4 años: ella como títere de los Arias Sánchez. Al mejor estilo oligárquico, cuando los gamonales decidían qué hacen o no las mujeres, con quién se casaban, adónde iban, con quiénes hablaban, hasta qué pensaban...Nada más que agregar.
Yo solo espero que no lleguen los del PLN ese día, o la misma Laura, a usurpar los micrófonos y medios, para tapar el sol con un dedo. Sé que no lo permitiremos.
Esta manifestación es en sí misma una ilusión, que depende de nosotros para ser una ilusión real, no una ilusión óptica o de mago. Yo solo espero tener ese día un UNO MUY GRANDE (visible y potente), que haga retumbar los cimientos del poder abusivo, corrupto, maniqueo y antidemocrático que nos domina.
La Nación puso como frase del día 19 de diciembre algo que dije: "Hay un sentimiento en general de que los ticos estamos domesticados y cualquier poder del Estado puede hacer con nosotros lo que quiera". Y yo debo agregar: "Si lo permitimos". ¿Lo vamos a permitir, dejaremos que se burlen de nosotros y ofendan nuestra inteligencia de pueblo? Lo espero el 4 de enero para decir QUE NO.

2 comentarios:

Mae Moto dijo...

No solo esto, ya son muchas cosas que nos han hecho los Arias, y no solo ellos sino varios gobernantes de muchos partidos, es hora de empezar a luchar contra la corrupcion.

Niebla dijo...

Excelente, ahí estaremos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...