viernes, 13 de julio de 2012

Los gobiernos bailey en el río de la corrupción

"Este país está en el sueño, que digan yo lo admito que no existe, pondré no importa mi piel por territorio", Ana Istarú.

Ayer se denunciaba que Recope, por evidente imposición política de los Arias, pero también por su propia insuficiencia institucional, está invirtiendo millones de dólares (y muchos) en asesorías para construir una refinería. También se dio a conocer en Telenoticas que Recope, sin un proceso de contratación administrativa con varios oferentes, decidió aliarse a su contraparte china para construir esa refinería, con un porcentaje de ganancia para los chinos de cerca del 16%, un porcentaje excesivamente amplio y sin parangón en la contratación administrativa. ¡Y la Contraloría no cuestionó nada! Y peor aún ¡calla descaradamente!

Aquí toda la falta de visión: seguir invirtiendo millones en una energía altamente contaminante y en vías de extinción natural, en lugar en hacerlo con energías renovables y con mayor futuro. Desperdiciemos la plata, ¡de por sí sobra!

Hoy la presidenta Chinchilla inaugura el enésimo puente baileys del país, para eso se desplazó hasta Sixaola a ventilarse un poco. El puente, en un evidente proceso amañado, fue contratado por recomendación de Costa Rica a una única empresa oferente, que es por cierto una empresa cuestionada en el mundo por dar mordidas a funcionarios públicos a cambio de contratos, al estilo de Alcatel. ¡Y el gobierno solamente dice que todo está en regla y la Contraloría tampoco lo cuestionó!

Ejemplos similares son el de Riteve, un monopolio privado en época de críticas a los monopolios estatales- y Autopistas del sol, donde una empresa cuestionada hace malos trabajos al Estado, misteriosamente defendidas por funcionarios de los gobiernos liberacionistas de los últimos años. Los mismos funcionarios aristas que empujaron prematuramente la inauguración de esta construcción vial.

Conocemos todas las denuncias de casos de corrupción en el MOPT y en CONAVI, donde pareciera que los criterios técnicos no son el primer lugar para valor una contratación, sino lo que manden algunos debajo de la mesa. Y a nadie le importa.

Es un hecho, en gobiernos donde falta la planificación, donde el Programa Nacional de Desarrollo no es más que un documento que las entidades públicas no respetan ni el gobierno defiende, donde la corrupción galopa en un funcionario sí y en el otro también, donde el arismo gobierna gracias a la inacción de la comunidad nacional y su perpetua ingenuidad y valeverguismo, donde el sistema de concesiones se vino a convertir en el sistema perfecto para las mordidas y los chorizos de los ladrones del país y una trocha fronteriza se convirtió en el hazmerreír de la región, no podemos esperar nada más.

Son los gobiernos baileys, donde la improvización, la falta de cualquier ética y planificación rigurosa, activa, así como el descaro social y político predominan. Los gobiernos de paso, de turno y borrachera. Los gobiernos que solamente en el futuro de unos pocos, una secta de ricos y vividores que hacen fiesta con un pueblo dormido y estupidizado. Aunque nos duela aceptarlo.

1 comentario:

Julio Córdoba dijo...

Para mi el bañazo de la trocha es épico, único e irrepetible!!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...