domingo, 5 de septiembre de 2010

Los alcances de una feria exitosa y mal organizada...

No es contradictorio el título, no se lo crea. ¿Cómo diantres puede ser algo mal organizado exitoso? Claro, depende de la óptica que usemos.

La Feria Internacional del Libro en Costa Rica es la historia de la mayoría de organizaciones a la tica. Si usamos el lente de las ventas, la ubicación (gracias a Diosa volvió a la Aduana) y la "bibliodiversidad" entonces nuestra Feria es exitosa.

Pero no solo lo mercantil hace el éxito de una feria internacional, sobre todo centroamericana, como lo fue esta. En las ferias libreras más grandes del mundo, como la de Guadalajara o La Habana, más que vender libros a precios bajos (que sí es muy necesario), también se establecen relaciones de muchas otras índoles. La interrelación entre escritores, entre editores de los diferentes países, entre escritores y editores, así como entre el público y los escritores, sigue siendo muy pobre en la FIL que organiza la Cámara Costarricense del Libro (CCL).

El Centro para las Artes y la Tecnología La Aduana ahora es amplísimo, hermoso y ecléctico con variedad de espacios, no obstante los escritores cubanos -invitados de honor- tuvieron que andar "mendingando" cómo conocer y contactar escritores costarricenses o de otras nacionalidades, porque no había un salón para escritores. Así nos dijo con toda propiedad Alberto Guerra, Director Nacional de Talleres Literario de Cuba y escritor ya publicado en España, quien nos dijo con grandes ojos de sorpresa: "Pasé toda la semana buscando tener contacto con ustedes y lo logré hasta el final, pero es mejor tarde que nunca". La CCL nunca organizó ni ideó ninguna forma de establecer esos contactos. Invitaron a Cuba, les dieron sus espacio y los dejaron a ver qué. Así de simple. Lo mismo me expresaron Sarusky y Aristides Vega, el pasado martes, con cara de confundidos. Ellos tuvieron más relación con el Bar y Restaurante El lobo estepario, que con la Feria. No por jumas, sino porque fue ahí donde los invitaron a leer y acercarse a establecer contacto.

"Me impresionó tener que leerle y hablarle a un grupo de sillas vacías", nos dijo Guerra a los escritores Guillermo Barquero, Rodrigo Soto, Juan Hernández y este servidor. A mí se me cayó la cara de vergüenza. La CCL nunca buscó agenciarles un público, promover activamente las actividades de ellos. Parece que la embajada tampoco.

Asimismo, fue evidente el hecho de que no vinieran escritores de alto voltaje a nivel internacional, como lo hiciera Saramago en 2005. Incluso fue muy penoso que escritores de otros países vinieron a la Feria por sus propios medios y no fueron atendidos por la CCL. Sin sumar que me encontré el domingo a don José León Sánchez, el escritor más vendido y de más amplia proyección internacional del país, caminando solo por los pasillos; él no fue invitado a participar en ningún evento, lo que demuestra el desconocimiento literario de la Cámara, así el abandono de incluso los grandes.

Con esa gran Aduana actual y la CCL no pudo gestionar espacios para encuentros de escritores, editores y lectores. Parece ser que así vista, la FIL de Costa Rica solo es un mercado callejero de venta de libros.

Un salón inmenso (el Antonio Lehmann) que parecía más para conciertos musicales que eventos libreros, otro demasiado pequeño, tan que los espectadores se salían y sofocaban. Una "sodita" con precios exorbitantes y contradicciones impensables. Por ejemplo, para la inauguración hubo vino, para el recital erótico también, incluso para el cierre de la feria, pero adivinen qué, no les permitieron descorchar unas botellitas a la gente de Editorial Lanzallamas, en la presentación de un libro de autor costarricense, "porque el edificio es patrimonio nacional". Para unos sí, para otros no por lo visto. Esto demuestra desorganización, falta de reglas claras y coherentes.

Los expositores coincidieron en que el lugar es genial, pero insistieron en sentirse sin apoyo de la CCL. El sentir mayoritario fue que "la feria la hacen los expositores, son ellos quienes tienen todas las iniciativas". En ese caso, entonces, ¿para qué ocupamos a la CCL? ¿Cuántas personas con un poco de conocimiento y experiencia en el medio se necesitan para montar una feria así?

La feria del libro tica está llamada a ser la más grande, la mejor y más ambiciosa feria internacional de Centroamérica, al menos. Luego debería irse equiparando a las grandes de Latinoamérica, pero en este momento, con un gran potencial desaprovechado, no es ni mejor que la nicaragüense o panameña, según me cuentan amigos escritores que han estado en ellas. Para confirmar esto le dejamos las declaraciones de Fabián Porras en Literofilia: "Recientemente estuve en la feria del libro de panamá y la diferencia entre ambas es abismal. Allá han tratado de convertir el asunto en algo muy cultural, con muchas actividades que complementan la feria perfectamente. Se hicieron convenios con mas de 30 medios de comunicacion que hasta realizaban sus programas en vivo desde el campo ferial y entrevistaban a los escritores. Las casas editoriales más importantes se hicieron presentes y no solamente a vender sus libros con descuentos sino tambien a promover e incentivar la lectura en los jóvenes, dando a conocer escritores panameños e incluso a los extranjeros, como mi persona".

La otra gran parte en que la FILCR se mostró deficitaria fue en la difusión y promoción. Por ejemplo, en CulturaCR nunca recibimos ninguna información, ni un comunicado, NADA, departe de la CCL; toda la información provino...sí, de los expositores. No hubo un manejo de prensa, excepto por la excelente alianza con Teletica Canal 7. La Nación llegó un par de veces y eso fue todo. Supe de notas en El Financiero y el resto se movió por Internet, desde las redes sociales y sitios como Clubdelibros y CulturaCR.NET. De hecho, nosotros nunca tuvimos en nuestras manos un programa de mano de la feria.

Entonces me quedo pensando ¿necesitamos a la CCL para organizarla? Quizás sea cosa de una productora que conozca y ofrezca una feria realmente pensada, leída y proyectada para el crecimiento. Los libros costarricenses crecen, en cantidad y calidad, de eso estoy convencido, entonces uno esperaría que las organizaciones se pongan al corte. Don Manuel Obregón comentaba eso el otro día, él percibe vitalidad en el medio literario y librero costarricense, se debe fomentar la crítica, la interacción, generar movimiento. Incluso este año los escritores ticos, tirios y troyanos, se unieron para ofrecer sus libros en un solo stand. Este es un hecho inédito y muy valioso.

Será esperar que la CCL recapitule y asuma el ejemplo de los escritores costarricenses. Los intereses comunes deben privar y generar movimiento y vitalidad, a pesar de las diferencias que haya. Los músicos ticos también ya nos dieron el ejemplo. Para el próximo la FILCR debe ser impresionante.

13 comentarios:

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Este escrito lo puse en el blog equivocado, Todo es puerta es el blog de política y sociedad, el literario es http://debrusjimenez.blogspot.com, pero ya no importa, no tendría sentido cambiarlo. Pondré un enlace de "allá pa cá".

También quiero darles el enlace de la nota donde se puede leer, también escrito por este servidor, sobre el éxito de ventas en la FIL de Costa Rica, que recién terminó este domingo.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Olvidé el enlace sobre éxito de ventas en la FILCR:

http://www.culturacr.net/10/09/l05feriadellibrocostaricaexitodeventas2010.html

Anónimo dijo...

Me parece Giovanny que tiene toda la boca llena de razón.
Hace falta mejores precios, más variedad, mejor promoción de las obras costarricenses, y sobre todo más crítica literaria, en el país la crítica literaria no debe quedarse en Áncora, en las Universidades o en revistas literarias que no se divulgan, se debe vender más crítica, la crítica hecha por personas en los talleres, por qué no se enseña a los jóvenes que van a los talleres a críticar un obra.
Tenemos que decir cuando una obra está bien o mal, en Costa Rica la crítica sólo dice las técnicas, las ideologías, la relación histórica, pero no se escribe cómo se pudo haber escrito el texto.
La crítica se ha vuelto más metódica.
Mi pregunta es; si no se crítica una obra de mala manera, porque ya está publicada, cómo vamos hacer para mejorar la literatura escrita por autores vivos.

Pablo Chuken dijo...

Me alegra que la feria haya regresado a su sitio original. A pesar de que por lo general acudía con frecuencia a estas ferias del libro en Costa Rica, siempre me molestó precisamente eso, la falta de organización y la versión estrictamente comercial del evento.

Organizado por ciertas editoriales que quizás nunca han entendido el verdadero amor por la literatura (aunque suene paradójico), la visión que siempre tuve de estos eventos era precisamente para conocer gente, y descubrir nuevos editoriales, ofertas, y mas de lo que se estaba realizando en el país. Pero al final del día eran siempre los mismos editoriales, marca "Oceano" con sus escalonados sistemas de pagos (envidia de cualquier polaco consagrado), y bajo su confeccionada ignorancia literaria, sin olvidar, por supuesto, sus estrictas intenciones comerciales.


Ir a esos eventos, no era muy diferente a ir a la expo móvil; quizá el otro año decidan poner edecanes con ajustados trajes, para vender el mejor best seller del momento....

Evelyn Ugalde Clubdelibros (en FB) dijo...

Me gusto mucho tu comentario Los alcances de una feria exitosa y mal organizada... lo pondré en mi reportaje "Lo bueno, lo malo y lo feo" de la Feria, coincido con vos en algunas cosas, no en todas! pero el final de la nota genial!

Asterión dijo...

Coincido con vos. Lo más lamentable de la feria es que las editoriales, junto con sus escritores, tienen que andar de un lado para otro viendo a ver de dónde jalan público.

Saludos

Luissiana Naranjo dijo...

Cierto, ahora tenemos edificio-estructura digna pues antes eran carpas pero sigue faltando un cuerpo organizativo entre la Cámara, las casas editoriales nacionales y los escritores interesados para que se pueda controlar esos aspectos de promoción (en todos los medios) y planeamiento en la interacción con los autores invitados o las editoriales extranjeras.
Lo positivo es que hubo espacio para nuevos proyectos editoriales que van creciendo como Uruk, Lanzallamas y Germinal y más participación de escritores nuevos!!
La batalla hay que seguir dándola... se han cumplido ya 10 años desde la primera vez que nos dieron una mesita para los libros de autores nacionales, no todo ha sido en vano!

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Agregué al texto la experiencia con don José León Sánchez. Me lo encontré caminando solo por la feria, él no participó de ningún evento, no fue invitado para nada, es impresionante, el escritor nacional de mayor proyección internacional totalmente abandonado también por el mercado librero que tanto dinero ha hecho con él.

Sí Lussy, se ha mejorado con los escritores nacionales, pero gracias a la lucha de ellos, a la unión generada por el esfuerzo de personas como Juan Murillo, Evelyn Ugalde, Juan Hernández y, sin falsa autoadulación, de este servidor. Hemos luchado por unir y algo hemos ido logrando. Pero si fuera por la CCL la cosa seguiría igual que con la mesita.

Esta Feria, con este espacio, merece mucho más y estas observaciones van en esa dirección, no se pretende menospreciar lo hecho por la CCL, sino plantear crítica bien intencionada, para aprender y mejorar. Esa es la consigna.

Estamos dinamizando el medio literario nacional y tenemos que seguir en esa dirección. PROARTES tendrá que apoyarnos, tendremos un nuevo lugar para el encuentro literarios, en Internet estamos dando giros fuertes y decididos, falta la Feria en apoyo de todo eso.

Roncahuita dijo...

¡Ojalá volvamos a aquellos viejos tiempos en que la gente leía y leía y leía...

Yo descubrí la maravilla de la literatura cuando de niño, hice el intento de probarme a ver si ya sabía leer y lo que tomé de la biblioteca de mi casa fue "El romancero gitano" de Lorca.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Paso a informarles que este artículo fue publicado en "Habla Costa Rica" por el buen amigo Diego Molina. El enlace:

http://hablacostarica.com/articles/7638-los-alcances-de-una-feria-del-libro-exitosa-y-mal-organizada

Gracias a Diego, más gente leerá estas ideas, para que el próximo año, construyamos una mejor feria.

J.P. Morales dijo...

Muy de acuerdo. En lo personal, el domingo 29 de agosto me tocó ver al guitarrista cubano Jorge Luis Zamora cancelar su presentación, la cual yo iba con interés de ver. El amigo que me acompañaba conoce a Zamora, y este último, al saludarnos, nos comentó que lo estaban poniendo a tocar ahí, en medio salón, con mala acústica y una bulla tremenda, por lo que decidió agarrarse de su dignidad de músico internacional y mejor cancelar. Esto me recordó el concierto de Epica en diciembre pasado, en el que el sonido era tan malo que el mismo guitarrista le agradeció al público por estar tan animado a pesar del pésimo sonido. Esas vergüenzas se pasan en todo lado y no debería ser. Esa es la imagen que se llevan de nosotros países con tradiciones literarias tan importantes como Cuba o El Salvador. Por cierto, en el puesto salvadoreño, estaba yo babeando las obras completas de Roque Dalton porque ya no podía llevármelas y le pregunté al mae si ya se iban a distribuir en el país, a lo que respondió que no sabían aún. Se supone que la feria es para ese tipo de contactos, ¿por qué no se hacen? Pues, Geovanny ya respondió. Muy precisa crítica viejo, ojalá se oiga para ver qué hacemos. Y por lo demás, el puesto de los ticos me fascinó, así como la respuesta del público en general. Aquí se lee más de lo que uno cree. ¿La ECR con un millón solo el sábado? Puña... eso es mucho y de parte de una editorial nacional. Hay que hacer que todos esos compradores vayan a las charlas y demás.

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

De acuerdo Juan Pablo, más de una vergüenza con Cuba tuvimos.

Hoy precisamente me contaron que este comentario llegó a la Presidenta de la Cámara del Libro, ojalá nos escuche y asuma la crítica para aprender y mejorar. Muchos podemos aportar cosas muy positivas y que podrían redundar en bienestar para todos, incluyendo los libreros, editores, escritores y lectores.

No he tenido otra intención al escribirlo.

Anónimo dijo...

Bastante cierto todo lo que comentan...yo fui como "simple" expectadora el viernes de la Poesia erotica, pero no habia ninguna informacion del evento al ingresar al lugar, ademas iba acompañada de amigos no devotos de la literatura y para quienes este tipo de evento unicamente significa libros a buenos precios... yo queria conocer a las poetizas, escucharlas pero el sonido no era muy bueno, y habia que llegar hasta el final para lograr verlas... y recuerdo muy bien la participacion de dos musicos africanas a quienes les arrimaron dos microfonos improvisados, de pie, con un arpa africana muy interesante, pero lamentablemente alguien tuvo que pedir que el publico hiciera silencio para escuchar una de las voces mas particulares de las que habia oido, y bueno fue incomodo para mi verlas de pie, acongojadas por la indiferencia de un publico sediento de vino..... no todos estoy segura, pero eso percibi....claro que senti el poco orden, el espacio desperdiciado, la falta de lugares donde sentarse a disfrutar de una convesacion literaria con algun autor, o algun amigo amante de los libros.....me senti perdida en un gran mercado de la calle como decis vos....y realmente espero que sea como deberia ser....algo de peso.....ninguna bienal de arte es asi..... que verguenza...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...