viernes, 17 de septiembre de 2010

Nicaragua es un dolor sostenido, Costa Rica una arrogancia ingenua.

Escuchaba la canción "Deja Vù" de Perrozompopo, de su disco CPC (Canciones Populares Contestatarias) y no pude desprenderme de ella, ya hoy llevo más de 7 veces que la repito. Una razón: la canción me transmitió en verdad el sentir nicaragüense, me puse en sus zapatos, su sentir, la profundidad de esos dolores que los ticos no conocemos, no comprendemos. Voy a tener un hijo ticaragüense (hijo de madre nicaragüense) y no podría imaginarme que él sufra la discriminación y el desprecio que ellos sienten. Pero entonces entendí que ninguna persona debe sufrir eso, el pueblo nicaragüense es un dolor sostenido, algo triste cuando los conoces y te acercas a ellos, cuando vas logrando identificar en sus miradas ese dolor sostenido, esa angustia que no la podrás ver en un tico. Es ahí donde las nacionalidades hacen daño. Un tico, en cambio, no entiende ni un poquito, no solo el dolor de ellos, sino además su estúpida arrogancia cuando los desprecia solo por su nacionalidad.

Cuando un artista logra elevar con su arte un sentimiento colectivo, identificarlo y ponerlo en las manos, el paladar, la mirada, los sentidos de nosotros, sus espectadores, ese artista entonces logró lo que quería y se convirtió en más artista. Perrozompopo lo logra con este canción, les dejo el principio de la letra y en ella el enlace para que la escuchen en Youtube.

Tal vez hemos perdido la batalla / Un deja vù de perros otra vez/ Un deja vù de malas voluntades / y jueces que hoy escupen mi verdad/ hoy ya han vuelto a cerrarme las fronteras/ mi carne ha vuelto a ser Natividad /he vuelto a ser mendigo de mis sueños/ he vuelto a tener ganas de mataaaaaaar / No importa si el color sobr ...e mis venas es moreno/ no importa si acompaño la caída del café/ no importa si soy mendigo o un puto callejero, soy nica, hondureño, si soy tico de Tibás/ No importa si en la noche cuido carros para ustedes /No importa si en La Carpio soy un nica indocument...

Qué tal si empezamos a considerarnos hermanos ticaragüenses y damos más lecciones al mundo de cómo ser felices en paz, qué tal si les pedimos a los nicaragüenses -su pueblo, no sus gobiernos espurios que han mantenido a este pueblo en la miseria por una piñata eterna, también sostenida- que nos ayuden a combatir la delincuencia en lugar de culparlos por ella, cuando es bien sabido que el delito y la violencia no tienen nacionalidad. ¿Qué tal si lo hacemos? ¿O seguimos viviendo en la burbujita endeble de país que se nos despedaza frente a nuestras narices, mientras seguimos -bateando y jugando a hacer seguridad- incapaces de hacer algo para recuperar lo bien bailao? Al final de la historia somos un mismo pueblo y lo digo convencido, apenas recordando que tengo una abuela nicaragüense, que todos nosotros tenemos un descendente y ascendiente -en algún hilo de nuestra genealogía- que tiene relación con centroamericanos, aborígenes, negros y no solo españoles y judíos. Recuperemos la inteligencia de pueblo, porque la ignorancia nos está ganando la partida. Imagínense que las malas lenguas, nada comprobado, dicen que yo hasta tengo algo italiano... ¿Acaso importa ya?

4 comentarios:

Pablo Antonio Zúñiga Rodríguez dijo...

Geovanny, muy acertado.

La persona es humana no por su nacionalidad. Es humana por su capacidad de crecer junto con los demás.

No es posible contruir la paz sin construir un compromiso con la no violencia. La persona tiene que ser siempre el centro.

Toda persona tiene una historia que contar. Si soy parte de su historia, que sea porque con ella, pude construir un mundo mejor.

La propuesto de cambiar visiones, la acepto. Saludos

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Gracias a Tita por aclararme que es un ascendente. En realidad, creo que hablo de los dos, todos tenemos un ascendente y un descendente.

Julián Trejos Zelaya (en FB) dijo...

Dentro de un rato podré sentarme a leer tu blog, pero nada más quería comentarte que yo soy "ticaragüense" y a mucha honra! jeje. Hijo de tico y nicaragüense. Somos muchos en este país quienes descendemos de gente de ambos países, y eso desde hace muchos años.

Roncahuita dijo...

¡Magnífica tu exposición! El contenido habla muy bien de tu sensibilidad y de tu condición humana y nos recuerda que las nacionalidades y las fronteras son invento de los humanos nada más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...