sábado, 3 de enero de 2015

Cuando hacemos que el turismo tico pegue el porte y la vara...

En solo la última semana, entre el fin y principio de año, los costarricenses terminamos y empezamos con una desesperanza que ya preocupa. El berreo, el choteo y la autocompasión como país permea el acontecer en las redes, en las casas y hasta en quienes disfrutan de nuestras hermosas playas.

Un video intrascendente, de pronto, hace que las redes y los medios se activen en forma de burla, de una burla que no es más que una mirada al espejo, de cómo nos burlamos de nosotros mismos. La mofa hacia el ahora famoso Moya por su "pegar porte y la vara" en un abrir y cerrar de ojos inundó redes y ocupó hasta las mentes más sobresalientes del país, pero la gente parece no entender que al burlarse de este personaje preocupado por una moda, no hace más que burlarse de sí mismo como parte de un país donde lo superficial es lo más importante, donde estos personajes nos representan y son seguidos rápidamente por masas, por esas masas que muchos califican de "estúpidas" precisamente porque no leen más que un título en redes sociales. Porque eso somos, ese es el nivel educativo que ostentamos y ese es el nivel cultural que tenemos, así toda burla a lo chabacano que se hace popular termina siendo una burla a nosotros mismos y el supuesto amor que tenemos por este país, por esta patria y, aunque sea, por una camiseta de fútbol.


Paralelamente, el "trend topic" en las redes sociales, materia que me ocupa por mi trabajo en comunicación, era permeado también por una factura de caja de un restaurante donde un almuerzo para 4 personas costó cerca de 80 mil colones ($160 aproximadamente), mientras un reportaje de un periódico local de Boston y otras publicaciones buscadas a propósito, hablan de Nicaragua como el gran destino turístico actual, por encima de Costa Rica. "¿Y cómo no, si somos un país tan caro, con malos caminos y baja calidad?", dice la gente, en su rutina de berreo y autocompasión.

¿Qué nos dicen estos hechos, qué nos dice que los costarricenses demos tanta pelota a esta lloradera para dispararnos al pie? ¿Cuánto tiempo será necesario para que afuera sepan que además de caro somos un país que aunque se dice ser el más feliz del mundo se la pasa teniendo pena de sí mismo?

Por eso, debemos tener claro que lo peor que nos puede y nos está pasando como país, somos nosotros mismos, nuestra actitud y la pérdida del gran valor humano (recurso humano en administración) con el que hemos contado durante décadas y que nos ha dado grandes ventajas en el concierto mundial. Y eso, eso mismo, sí es seriamente preocupante.


Hasta el Chamuko reprodujo la factura por 80 mil colones ("la más famosa jamás vista en el país"), pero señores, ubicatex para todos: ¿acaso el restaurante no tenía un menú con precios? ¿Acaso no había otros restaurantes cerca como alternativa? ¿Acaso no sabemos que en TODO país y en toda economía hay restaurantes finos con esos precios y hasta más altos? Eso no es de Costa Rica, es mundial, así que por qué seguimos maltratándonos con ese morbo que se percibe en las redes sociales.

Que Nicaragua es mejor destino turístico que Costa Rica, es algo que está por verse. ¿Acaso tiene condiciones materiales Nicaragua mejores que este país, acaso tiene mejor seguridad y mejores carreteras, acaso tiene mejor recurso humano, acaso tiene mejor simpatía y mejores recursos naturales, mejores playas y volcanes? Defintivamente NO. Que los empresarios turísticos deben cambiar y mejorar sus estrategias y, ante todo, sus precios, es cierto; hay muchísimas cosas por mejorar en este país. Hoteleros y operadores de turismo que prefieren estar vacíos antes que dar tarifas beneficiosas a costarricenses, por ejemplo, una contradicción que maltrata un día sí y el otro también al turismo nacional.


¿Pero nos beneficia como país que nos estemos teniendo asco y que estemos haciendo fiesta, como la hacen los medios sensacionalistas y algunos en redes sociales, viéndonos al espejo y escupiéndonos siempre? ¿Que debemos ser críticos y analíticos con lo que sucede? Por supuesto que sí, sin duda alguna, pero hemos entrado en una hipercrítica sosa, de moda, irreflexiva, llorona y choteadora que más que pensamiento lo que genera es un estado emocional depresivo para este país.


Ahora bien, me preocupa que esa más bien sea una "actitud esencial" en el costarricense, es decir, que esté profundamente arraigada. Tengo un amigo, por ejemplo, que se burla porque hay turistas a quienes interesa conocer comunidades indígenas y sitios desconocidos, como su propio pueblo, como parte del turismo cultural y turismo rural comunitario que trabajo desde Culturacr.net, pero construyó cabinas detrás de su casa para recibir a los visitantes. ¿Cómo puede él darle valor a su trabajo si no cree en él, si piensa que cada cosa que lo rodea es ridícula y común, incluso patética? Eso nos pasa a los ticos precisamente.

¿Vamos a seguir sintiendo lástima de nosotros mismos, van a seguir los medios dándole importancia a las sandeces masivas de las redes sociales, vamos a seguir nosotros contentándonos con la burla, el choteo y el ridículo para no asumir las acciones que nos pueden hacer mejor como individuos o como país? 

Es ahí donde está lo verdaderamente esencial de este país, no en una rana, una playa o un volcán, sino en cada uno de nosotros y nuestro ánimo por dejar la mediocridad. Y me incluyo, por supuesto.

Quizás aquí valga recordar a Cantinflas cuando dijo "¿Vamos a hablar como caballeros o como lo que somos?", parafraseado a lo nuestro diría "¿Vamos a vivir como costarricenses o como lo que somos?".

1 comentario:

Jay Saenz dijo...

Nicaragua tiene mejores carreteras que Costa Rica. Es cierto que quejarse no resuelve nada...pero creerse el mito de que somos mejores que nuestros vecinos tampoco ayuda. Panama ya nos supero y Nicaragua esta descubriendo su potencisl turistico...un poco de humildad nos ayudaria a salir adelante trabajando con estos paises hermanos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...